Una joven con discapacidad que es ejemplo e inspiración para sus compañeros del bachillerato

Angélica Talía Lazarte Aguilera es una joven de 23 años con un diagnóstico que indica una discapacidad múltiple de grado moderado. Actualmente está cursando el sexto grado de bachillerato. Desde muy pequeña asiste al Centro Parálisis Cerebral (CPC) donde ella recibe atención profesional y su familia las orientaciones pertinentes en función de sus necesidades.

En CPC le recomendaron a los padres de Angélica que estudie en una institución regular y comenzó la escuela a los 8 años: encontrar un establecimiento que aceptara el ingreso de la niña fue arduo. Finalmente, la unidad educativa San Carlos la matriculó en el nivel inicial y, con el apoyo del Centro y el trabajo de la comunidad educativa, los profesores estuvieron preparados para atender adecuadamente a Angélica y a otros niños con discapacidad.

La unidad educativa -articulada con el CPC- contaba con una comunidad sensibilizada respecto a la educación inclusiva que apoyó la continuidad de Angélica, incluso cuando debió repetir algunos cursos.

Hoy, Angélica cursa el bachillerato en la unidad educativa Kurt Richter con mucho apoyo de su familia y la colaboración permanente del Centro Parálisis Cerebral. A pesar de haber repetido un curso en 3 ocasiones (una de ellas por una cirugía), ni Angélica ni su familia se desmotivaron y siguen apostando a la escuela regular como proyecto para la joven.

Los profesores de Kurt Richter realizaron adaptaciones no significativas para Angélica, tomando en cuenta el tiempo de realización de las actividades, posición espacial en el aula, las estrategias y metodologías de enseñanza. Todos los docentes son capacitados continuamente en adaptaciones curriculares y sensibilizados sobre la problemática de la discapacidad. En este sentido, la comunidad educativa acepta y convive con Angélica y otros alumnos incluidos.

La admiración que Angélica produce en sus compañeros es importante, ya que demuestra que con ganas de superación nada es imposible y que sin importar la condición de discapacidad se pueden lograr muchas cosas.

La comunidad educativa ha hecho de Angélica una persona más madura y consciente de la vida; la responsabilidad, el orden, y la valentía han hecho de ella una persona que se destaca por luchar en cumplir sus sueños.