Un niño diagnosticado con ataxia cursa la escuela regular por decisión propia

Brandon Alejandro Bárcenas Vallejo tiene un diagnóstico de ataxia. Cursó el nivel preescolar en una institución educativa regular pero al comenzar primer grado su mamá, Yecci Marbelí Vallejos, decidió matricularlo en una escuela especial.

Sin embargo, después del primer año, Brandon manifestó su deseo de volver a un colegio regular. Según sus palabras, los otros alumnos de la escuela especial “no hablaban, jugaban o escribían”. Finalmente, su madre logró dejar sus temores de lado y lo inscribió en otra institución. La directora de la escuela especial ayudó a Yecci a tomar esta decisión al explicarle que la discapacidad de Brandon es de tipo motor pero sin involucramiento cognitivo.

Brandon inició entonces el segundo grado de primaria en la escuela Modesto Armijo, que ya tenía entre su alumnado a otros niños con discapacidad y que como institución pública seguía las orientaciones del Ministerio de Educación de transformarse en una escuela inclusiva. “Todos los niños deben ingresar a la escuela regular, al nivel o grado correspondiente a su edad”, le dijo a Yecci el director del colegio, Francisco García.

Lidia María Valle, una orientadora educadora del Ministerio de Educación, realiza visitas regulares a Modesto Armijo. Brinda acompañamiento a las maestras que atienden en sus aulas a niños con alguna discapacidad y les aconseja diversas estrategias para trabajar con ellos. Brandon, por ejemplo, realiza las evaluaciones de modo oral porque le es difícil sostener el lápiz en su mano o se le permite señalar las respuestas correctas con su mano.

El director de la escuela considera que la capacitación in situ que le da la orientadora a las docentes es la forma más importante de prepararse para acompañar a los niños con alguna discapacidad.

A la par de su inicio en la escuela regular, Brandon comenzó a recibir asistencia psicológica y fisioterapia en la asociación Los Pipitos. Gracias a los ejercicios, a los siete años dio sus primeros pasos. A su vez, a Yecci le enseñaron estrategias para apoyarlo en matemáticas y lectura. Hoy, a la jornada escolar se suma la participación de Brandon en El Proyecto, una iniciativa social de una iglesia evangélica que brinda por la tarde reforzamiento escolar a niños con discapacidad.