Del colegio al mundo laboral: una historia de vida signada por el arte y la educación

Vladimir Cayo tiene 25 años de edad y discapacidad intelectual. Es uno de los jóvenes que forma parte de un programa de Cáritas - Tacna que consiste en formar a las instituciones escolares para atender las necesidades de las personas con discapacidad en la zona. Vladimir fue uno de los primeros participantes del programa y se matriculó en la primaria del colegio Dr. Luis Alberto Sánchez. Allí culminó sus estudios.

Justo antes de su ingreso a la escuela, los profesores recibieron capacitaciones sobre la inclusión educativa. Al comienzo existieron temores y prejuicios, pero se trabajó desde procesos de sensibilización y diseño de adaptaciones curriculares que generaron que, progresivamente, el colegio se adecúe para responder a las necesidades de sus alumnos con discapacidad.

En este contexto, Vladimir empezó su vida escolar en la institución. En un inicio, el proceso de adaptación académica fue costoso porque era evaluado sin adecuaciones curriculares: gracias a las capacitaciones a los profesores se generaron los cambios necesarios.

De la misma manera, el compañerismo entre los alumnos fortaleció la tarea de los docentes. Vladimir llegó a ser policía escolar y participó en todos los eventos dentro y fuera de la institución. Una de sus funciones era buscar a los profesores para ir a las aulas cuando se demoraban en regresar de los descansos. Todo ello consolidó los lazos de amistad con los docentes y estudiantes. Durante toda su etapa escolar Vladimir recibió el apoyo de toda la comunidad educativa para que pueda participar en cada una de las actividades y sentar las bases para su proceso de inclusión educativa.

Una vez egresado del colegio se dedicó a la pintura de cuadros y se inscribió en la escuela superior de formación artística pública Francisco Lazo, donde inició sus estudios para convertirse en un artista. Actualmente, se encuentra realizando su tesis para graduarse y aprovecha su tiempo libre en su negocio de venta de cuadros pinturas en redes sociales. Le va muy bien y anticipa que, cuando culmine su carrera, buscará tener su propia tienda de arte.